Choose skin color

Reset to default

Quiénes Somos

Creemos que la mejor manera de cumplir la “Gran Comisión” de Jesucristo es plantando iglesias

cpi2En el CPI o Centro de Plantación de Iglesias cristianas somos una institución de capacitación y pensamiento teológico para los pastores y líderes que quieren prepararse como plantadores de iglesias, ubicadoi en Monterrey, en el norte de México.

 

Somos una iniciativa auspiciada por Misión al Mundo Norte de México, que, a su vez, es una filial mexicana de la agencia misionera Misión al Mundo (Mission to the World) de la Iglesia Presbiteriana en América (PCA), en los Estados Unidos.

 

Asociándonos con líderes, iglesias y presbiterios, 11 iglesias se han plantado en los últimos 12 años. En los próximos 15 años estamos confiando que el Señor nos hará avanzar a través de CPI para ayudar a plantar muchas iglesias más en las principales ciudades del norte de México, Latino América y los Estados Unidos.

 

A través de este movimiento estamos impactando la cultura, las artes, la educación, la economía y demás a través del evangelio de Jesucristo creando ministerios centrados en Cristo y en el evangelio penetrando donde la iglesia no lo ha hecho antes.

 

La visión del CPI es: Adorar en el evangelio, Educar con el evangelio y Testificar al evangelio de Jesús,  a través de plantación y revitalización de iglesias.

 

Avanzando en este movimiento, hemos creado ahora el “Centro para la Plantación de Iglesias” (CPI), para capacitación en la plantación y revitalización de iglesias.

 

Con la ayuda de Dios, CPI será el centro de capacitación para el movimiento de plantación de iglesias en el Norte de México en las siguientes décadas, donde misioneros y nacionales servirán a Dios juntos, enfocándose en dos cosas; plantación o revitalización de iglesias, y proveer de nuevos líderes capacitados para impactar sus ciudades.

 

Especialmente en estos tiempos difíciles y violentos en el Norte de México, damos gracias a Dios por caminar juntos para plantar iglesias llevando el Evangelio de Jesús como la única esperanza para todos.